Loading...

La ministra a la que le encomendaron revolucionar la educación sale del gabinete por la puerta de atrás

Como ha ocurrido con otros cambios en el gabinete, la Casa Presidencial no explicó ayer las circunstancias en las que ocurrió la salida de Carla Hananía de Varela, nombrada ministra de Educación en junio de 2019. Tampoco la funcionaria ha informado por qué dejó el cargo. Fue su hijo, el ministro de Gobernación, Juan Carlos Bidegaín, quien dio explicaciones esta mañana, cuando se lo consultaron en una entrevista televisiva. 

Enlace copiado
Nombramiento. José Mauricio Pineda fue nombrado ayer como ministro interino de Educación.

Nombramiento. José Mauricio Pineda fue nombrado ayer como ministro interino de Educación.

Enlace copiado

Carla Hananía de Varela, la funcionaria que al frente del Ministerio de Educación (MINED) iba a dignificar al magisterio y a llevar al país a la cuarta revolución industrial, según dijo Nayib Bukele cuando anunció su nombramiento en 2019, salió ayer del gabinete sin dar explicaciones y en medio de tensiones con los principales sindicatos de docentes, que en varias ocasiones promovieron protestas en contra de sus decisiones y pidieron su destitución.

La socióloga y politóloga es la séptima en salir del equipo de ministros de Bukele y como sucedió en los otros casos (a excepción de Gobernación y Cultura, que renunciaron para asumir cargos de elección popular), Casa Presidencial no dio explicaciones. Ayer, a las 4:13 de la tarde, la cuenta de Twitter de la presidencia anunció la juramentación de José Mauricio Pineda Rodríguez como ministro interino de Educación, con amplia trayectoria en organismos internacionales como UNICEF y World Vision, y exgerente del Ministerio de Salud (MINSAL) entre 2009 y 2012, durante la gestión de la entonces ministra María Isabel Rodríguez. 

En el comunicado que acompañó la publicación sobre el nombramiento no habían explicaciones sobre la salida de Hananía. Las otras cuentas del gobierno también guardaron silencio y se enfocaron en el recién nombrado: "A pocas horas de su juramentación, el ministro Interino de Educación se reúne con autoridades del gobierno para continuar el trabajo en beneficio del sector educativo de El Salvador", tuiteó la Secretaría de Prensa de la presidencia a las 6:19 de la tarde. En las fotografías se veía a Pineda con Carolina Recinos, jefa del gabinete, y Vladimir Hándal, secretario de Innovación.

Fue su hijo, Juan Cargos Bidegaín Hananía, ministro de Gobernación, quien dio explicaciones esta mañana en Frente a Frente, el programa de entrevistas de la Telecorporación Salvadoreña (TCS). "Fue por un tema de salud - dijo Bidegaín -, el ritmo que ella tenía era bastante fuerte y necesitaba bajar el ritmo, y a eso se deben los cambios que ustedes vieron el día de ayer". Agregó que su madre se encuentra estable. 

Hananía, según dijo Bukele el 19 de mayo de 2019, llegó al gabinete para liderar a un MINED que "cambiará nuestro país". Nayib estaba a pocas semanas de asumir las riendas del Ejecutivo y comenzaba a presentar a sus futuros ministros en redes sociales: "Dignificará al magisterio - dijo sobre su MINED ese 19 de mayo, en Twitter -, modernizará la currícula, tendrá enfoque de derechos, transformará las comunidades, atenderá la primera infancia, digitalizará las escuelas y nos llevará a la cuarta revolución industrial". Luego agregó en otro tuit: "La nueva ministra de Educación de El Salvador: Karla (sic) Hananía de Varela".

La incorporación de Hananía al gobierno era también parte de la promesa de Bukele de tener un gabinete paritario "por primera vez en la historia de nuestro país", dijo el mandatario en su toma de posesión, el 1 de junio de 2019.

En poco más de dos años al frente del MINED, Hananía se mantuvo leal al gobierno que contrató a dos de sus hijos, uno como ministro y otro como project manager en la gerencia de informática de la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET); incluso en episodios que despertaron las alarmas de la sociedad civil organizada y la comunidad internacional, como la toma militar de la Asamblea Legislativa, el 9 de febrero de 2020, y la destitución de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general, el 1 de mayo de 2021.

Durante la pandemia de covid-19 tuvo el reto de implementar la educación a distancia, con entrega de guías impresas, clases por televisión y radio, y entrega de computadoras, pero también se vio salpicada por señalamientos de presuntas compras irregulares. 

Según una investigación de El Faro, en 2020, el MINED fue una de las instituciones que ignoró advertencias del Fondo Solidario de la Salud (FOSALUD) por una posible estafa y adquirió a una empresa china $132,000 en mascarillas. La empresa china, dedicada a la distribución de máquinas expendedoras de dulces y condones, no entregó la mitad de las mascarillas y la otra parte no tenía información suficiente para certificar que eran de uso médico, reveló la investigación basada en documentos oficiales. 

Las tensiones con el magisterio

El magisterio no estaba contento con ella. Ayer, los sindicatos que protagonizaron protestas en contra de sus decisiones celebraron su salida del gabinete. “El magisterio está satisfecho con la decisión del señor presidente de la República y ojo, esta es una lección a futuro”, dijo el secretario general de Bases Magisteriales, Jorge Villegas. “Si nos ponemos a enumerar errores tras errores la señora ministra no acertó ni una tan sola para poner en alto al Ministerio de Educación”, agregó.

El secretario general de la Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños (ANDES 21 de Junio), Israel Montano, coincidió con Villegas y consideró que el desempeño de Hananía fue "poco satisfactorio". Carlos Olano, secretario general del Sindicato de Docentes por una Educación para Todos (SINDOPETS), también aprobó la decisión. "Qué bueno que el presidente haya reaccionado a las denuncias, a las exigencias que las gremiales hemos hecho", dijo.

El decreto legislativo 69, aprobado en junio de 2021 para crear el "Concurso Especial de Plazas Vacantes de Docentes por Ley de Salarios", fue uno de los hechos que más descontento causó, afirmaron ayer los sindicatos. 

Las organizaciones del magisterio denunciaron en ese momento que el concurso se saltaba el procedimiento que ya está contemplado en la Ley de la Carrera Docente para asignar las plazas permanentes. Pidieron dar marcha atrás a la medida, pero no los escucharon. Las pruebas para optar a una de las 2,744 plazas comenzaron el 16 de octubre.

En ese contexto, Hananía emitió opiniones en entrevistas que los sindicatos calificaron de irrespetuosas. “Como que los profesores son incapaces, que no saben leer, que no saben escribir, que no saben redactar, que son borrachos, bla, bla, bla. Esos fueron parte de los grandes errores”, recordó ayer el secretario de Bases Magisteriales. En aquel momento, la todavía ministra insistía en que los docentes no querían someterse a evaluaciones y aseguraba que este proceso era vital para mejorar la calidad educativa.

Las tensiones aumentaron en los primeros días de 2022. El 21 de enero, el MINED publicó nuevos lineamientos para contratar a interinos, un proceso que implicó el despido de maestros que tuvieron estas plazas hasta 2021. Los sindicatos, de nuevo, denunciaron presuntas violaciones a la ley porque los lineamientos relegaba las funciones de directores y Consejos Directivos Escolares en el nombramiento para estos puestos, ya que el ministerio envió a los centros escolares una lista previamente definida de aspirantes.

La situación ocasionó problemas con el inicio del año escolar, el 31 de enero.  El Sindicato de Maestras y Maestros de la Educación Pública (SIMEDUCO) estimó que unos 100,000 estudiantes no recibieron clases con normalidad por la falta de profesores. Para corregir la situación, el MINED emitió una circular ordenando la recontratación de los cesados por tres meses, hasta el 30 de abril, pero los sindicatos de nuevo mostraron su descontento y exigieron que el plazo se extendiera a diciembre.

La controversia motivó protestas frente al MINED el 3 de febrero y una marcha hacia Casa Presidencial al día siguiente. Los sindicatos entregaron a la presidencia una carta donde solicitaban, además de una reforma de pensiones, revertir los lineamientos del 21 de enero y la destitución de Hananía. 

El 7 de febrero, la todavía ministra le aseguró a los sindicatos que estaban del "mismo lado": "Lo que yo les diría es que abran los ojos y se den cuenta que estamos del mismo lado. Yo no soy enemiga de nadie, pero tengo responsabilidad de velar por la educación", dijo en una entrevista.

Finalmente, el 14 de febrero, los sindicatos presentaron una demanda ante la Sala de lo Contencioso Administrativo en contra de los lineamientos. La respuesta llegó al día siguiente: a petición del MINED, la Asamblea Legislativa aprobó un decreto transitorio para que los maestros cesados recuperaran su plaza por 180 días. “Si hubiera seguido esta señora de ministra, hubiese terminado el ministerio”, opinó ayer Villegas.

Montano, por su parte, dijo esperar que mayor apertura en el nuevo funcionario “para conformar una mesa de diálogo con todas las gremiales, para que podamos trabajar en beneficio de la educación del país (...). Nos interesa que mejoremos la condiciones de la educación del país y de nuestros niños especialmente”.

En la misma línea, Carlos Olano, de SINDOPETS,  llamó al ministro interino a "establecer una mesa de consulta y negociación con el magisterio".

Ministro interino se estrena con plan para reconstruir escuelas

El ministro interino se estrenó en el cargo anunciando un plan para reconstruir centros educativos, cuatro días después de que salieran a la luz casos como el de una escuela de San Miguel, donde un grupo de 60 estudiantes recibe clases en ramadas de varas y palmas de coco.

Pineda, acuerpado por la comisionada Recinos, anunció en una breve conferencia, ayer a las 8:30 de la noche, una inversión de $44.4 millones para saldar "una deuda que gobiernos anteriores han tenido con nuestra población estudiantil" y aseguró que "a partir de mañana (miércoles) ustedes van a ver una nueva forma de tratar los problemas dentro de la educación". 

El funcionario sostuvo que Bukele, quien está por cumplir tres años al frente del Ejecutivo, "desde un principio" designó como "un proyecto prioritario" mejorar la infraestructura de las escuelas, pero insistió en achacar que las malas condiciones que aún persisten son herencia de las administraciones anteriores.

"Vamos a invertir del mismo presupuesto que tiene en este momento el ministerio $44.4 millones, que van a servir para el mejoramiento de los centros educativos, que bien ustedes conocen cómo los hemos encontrado", dijo. Sin embargo, el funcionario no aclaró si estos fondos forman parte del programa Mi Nueva Escuela, lanzado en 2021 y financiado con un préstamo de $200 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El anuncio del titular interino del MINED coincide con denuncias públicas como la realizada hace cinco días por padres de familia por las condiciones en las que sus hijos reciben clases en el Centro Escolar Caserío Talpetate, del cantón La Trinidad, en el municipio de Chapeltique, San Miguel. 

En esa escuela, que funciona como anexo al Centro Escolar Edgar Mauricio Hernández Santo Tomás, un grupo de 60 alumnos se ve obligado a recibir clases en dos aulas construidas con varas y palmas de coco, con puertas de varas de bambú y techos de lámina, informó LA PRENSA GRÁFICA el 18 de febrero.

Los últimos tuits que hasta el cierre de esta nota había publicado Hananía se referían a esa denuncia, la cual calificó como un "ataque" de parte de este periódico. La entonces ministra sostuvo que la escuela "no es un centro escolar oficial", pero aseguró haber iniciado el trámite de donación del terreno. "No es de manera automática que un centro escolar ilegal pasa a la oficialidad. Antes, nadie se preocupaba por dar seguridad jurídica a nuestras escuelas con escrituras de propiedad inscritas en el CNR (Centro Nacional de Registros)", agregó.

Siete días antes, El Diario de Hoy reportó el caso del centro escolar del caserío Los Almendros, en Acajutla, donde los estudiantes reciben clases en una galera de lámina que sirve no solo de aula, también de dirección, bodega y cocina. En 2019, el MINED se comprometió a agilizar los procesos para comprar el terreno y construir una escuela digna, pero el ofrecimiento sigue en promesa.

Hananía también arremetió contra esa nota. "Esta noticia es falsa. El terreno del Centro Escolar Los Almendros no pertenece a Educación. Cuando llegamos al Ministerio de Educación, más del 60 % de los centros educativos tenían problemas de infraestructura. Además, miles de escuelas tenían problemas legales", tuiteó el 11 de febrero.

Este centro escolar es uno de los cuatro donde el gobierno comenzó a ejecutar, este miércoles, el plan de $44 millones anunciado anoche por Pineda.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines