Loading...

Los huérfanos de La Tiendona

Al menos ocho menores de edad han sido separados de sus madres tras ser detenidas en el régimen de excepción. Los vendedores del mercado relatan que las ocho mujeres no tenían antecedentes ni nexos criminales.

Enlace copiado
Dificultades. Víctor cuenta que para subirse a vender a los buses debe buscar quien cuide a Keila, para no exponerla.

Dificultades. Víctor cuenta que para subirse a vender a los buses debe buscar quien cuide a Keila, para no exponerla.

Enlace copiado

Ocho mujeres han sido capturadas en la cuadra del sector norte del mercado La Tiendona desde que empezó el régimen de excepción, el 27 de marzo. Todas eran madres y todas fueron forzadas a dejar a sus hijos e hijas para ser trasladadas a la cárcel. Además, todas mantenían a sus familias de los ingresos del comercio informal.

Víctor Zúniga sostiene en sus brazos a su hija de 10 meses, Keila, mientras intenta calmar su llanto. "No ha sido fácil, sobre todo para venir a vender. Nosotros no nos separábamos, veníamos juntos a trabajar y así nos íbamos al terminar", dijo al relatar cómo ha sido asumir el rol completo de cuidar a su hija.

La mañana del 9 de mayo de 2022, Víctor desayunaba con su esposa, Tirsa Lizama, una joven de 21 años, y su hija Keila. Lo hacían en el puesto de verduras que tienen en La Tiendona. Esa mañana 12 agentes de la Sección Táctica Operativa (STO) de la PNC llegaron y, sin mediar palabra, se llevaron a Tirsa.

Un día después Víctor se movilizó para "El Penalito", las bartolinas ubicadas a pocas cuadras del mercado. Ahí pidió a los vigilantes que le permitieran a su esposa amamantar a su hija, porque la niña no paraba de llorar. "Los primeros tres días estuve en esa situación. Pero luego otras dos vendedoras de aquí (La Tiendona) me han estado ayudando para darle leche. Una viene dos veces al día para amamantarla en el puesto y la otra llega en la noche y la alimenta hasta que se queda dormida", relató.

"A mi mamá se la llevaron presa, no sé cuándo la voy a ver", cuenta Lea, una niña de siete años que se mantiene en el puesto de verduras de su mamá, Blanca Margarita Martínez, de 47 años, y que juega con Keila en el suelo.

Cuidado. Víctor sostiene a su hija mientras vende en el mercado La Tiendona, en San Salvador.

Blanca vendía a la par de la esposa de Víctor. Es la madre de Tirsa y la Policía también la capturó ese 9 de mayo. Estaba lavando papa cuando un vehículo particular llegó y vio que los agentes le pusieron las esposas a Tirsa. Cuando ella pidió explicaciones también se la llevaron.

“Aquí hay un impacto en la niñez, porque pueden ser niños en edades muy pequeñas que, claramente, no pueden asumir un cuidado. Este cuido viene a ser asumido por otras mujeres, madres o hermanas, que se deben quedar a cargo”.

Silvia Juárez, de ORMUSA.

"Víctor, el papá de la niña tierna, les preguntó que por qué se la llevaban (a su esposa) y el policía le respondió que se lo iba a llevar también. Vine yo y le pedí a la niña y lo agarré del portacincho para detenerlo, porque si no también se lo hubieran llevado", narró María Elena Martínez, hermana de Blanca.

Tirsa, Blanca y María Elena se han dedicado a vender desde que eran niñas. " Yo admiro a mi hermana y a Tirsa porque día a día están aquí. Estuviera bueno que las capturaran si ellas estuvieran metidas en algo, pero son mujeres trabajadoras, no es porque sean mi familia. Mi hermana es una mujer responsable, trabajadora, ella sí se dedica a trabajar y la admiro porque ni yo no soy así", expresó.

Pocos metros abajo de los puestos de Tirsa y Blanca también fue capturada Yessenia Esmeralda Osegueda, de 30 años. Ella, de igual forma, es madre. Tiene una hija de 16 años y un niño de 11 años que ahora cuida su madre. A dos sobrinas de la mamá de Yessenia también las detuvo la PNC. Son Consuelo e Isabel Cañas Segura, quienes también tenían hijos.

Trabajo. Cada mañana Víctor llega a su puesto de verduras temprano y cuida de su hija mientras vende.

"Aquí hay un impacto en la niñez, porque pueden ser niños en edades muy pequeñas que, claramente, no pueden asumir un cuidado. Este cuido viene a ser asumido por otras mujeres, madres o hermanas, que se deben quedar a cargo", analizó Silvia Juárez, de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA).

Advirtió además que las detenciones para las mujeres durante el régimen de excepción están sucediendo en condiciones de empobrecimiento y a ello se suma como desventaja los gastos que deben hacer por el hecho de estar en prisión.

"No solo están enfrentado la detención, sino que también es en condiciones de pobreza, condiciones donde están insertadas en el mercado de trabajo precario porque el día que no venden no comen. Eso implica un gasto emergente que no estaba presupuestado en el hogar, como los pasajes, la compra de su alimentación y los kits de higiene", enfatizó.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines