Loading...
El Salvador  / social Lo más leído

MARN autoriza construir un resort turístico en una finca protegida

La finca Las Brisas, en el cantón Mizata, La Libertad, está en proceso de ser convertida en "OceanBreeze, Eco Hotel, Villas & Beach Resort". Esta transformación implica que esta área —que contiene zonas de máxima protección— pase de ser el hogar de 22 especies de mamíferos, 16 de reptiles, 85 de aves y de 151 especies de flora, a ser zona de hotel, apartamentos, piscinas y casas. El proyecto está a cargo de Grupo CORVEN.

Enlace copiado
Amenaza. El ecosistema de la finca Las Brisas es actualmente el hogar de 16 especies distintas de reptiles.

Amenaza. El ecosistema de la finca Las Brisas es actualmente el hogar de 16 especies distintas de reptiles.

Enlace copiado

"OceanBreeze, Eco Hotel, Villas & Beach Resort" es un proyecto turístico que incluye la construcción de un hotel con cinco piscinas, un río artificial, un área de parqueo y un centro comercial. El complejo ha sido diseñado para un terreno de 38 manzanas conocido como Finca Las Brisas en el cantón Mizata, municipio de Teotepeque. Esta finca es una zona de alta importancia ambiental que incluye bosque tropical y farallones, de acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Sin embargo, esta misma institución ha indicado que es viable la construcción de un proyecto turístico.

Grupo CORVEN adquirió el terreno sobre el que planea erigir OceanBreeze hace poco más de un año y medio, de acuerdo con Marco Antonio Zablah, presidente de CORVEN y hermano del exdiputado de GANA y exsecretario de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa, Francis Zablah. Antes de eso, explica el presidente de la empresa, solicitaron una "calificación técnica" al MARN para saber "si la propiedad calificaba para un proyecto de desarrollo turístico". "Ellos dieron la viabilidad para poder ejecutar un proyecto así", afirmó.

OceanBreeze empezó como una idea hace cerca de cinco años, explicó Zablah. "No podemos quedarnos quietos", dijo. "Tenemos que diversificarnos y seguir creciendo". Y este concepto de "expansión" se encontró con el impulso comercial que el gobierno del presidente Nayib Bukele ha prometido en la zona costera de La Libertad y que promociona bajo el concepto de "Surf City".

"Con este proyecto, nosotros lo que estamos haciendo es expandir el área de Surf City", aseguró Zablah. Esta fue, dijo, una de las principales motivaciones para buscar un terreno en la zona de Mizata. Así llegaron hasta esa finca.

En Las Brisas, la vegetación apenas se interrumpe por casas mínimas y un portón con el nombre de la propiedad. Este lugar, en donde el canto de los pájaros al amanecer y al atardecer es lo único que se impone, cuenta, incluso, con la presencia de teosinte, un ancestro del maíz que también es considerado como cultivo protegido. Este dato aparece señalado en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que la empresa titular del proyecto, Corporación Venecia S. A. de C. V. (CORVEN), tuvo que tramitar para obtener el aval para la obra. El mismo EIA señala que el teosinte "no se encuentra en cualquier región de El Salvador", por lo que debería seguirse "manteniendo este cultivo protegido".

OceanBreeze no es, sin embargo, solo turístico. También incluye la construcción de cuatro torres habitacionales de cuatro pisos cada una, con ascensor incluido. Y será también en donde construirán 24 viviendas de cuatro habitaciones, sala, cocina, cochera, área de servicio, terraza y piscina, entre otras comodidades. Todo esto en un espacio que prohíbe proyectos urbanísticos y/o construcción, de acuerdo con el atlas de Decreto Ejecutivo número 59 de las directrices para la zonificación ambiental y los usos del suelo de la franja costero marina.

Acá, en donde Grupo CORVEN visualiza un complejo turístico, habitacional y comercial, habitan en la actualidad por lo menos 22 especies de mamíferos, 16 de reptiles, 85 de aves, 10 de invertebrados marinos y 151 especies de flora, de acuerdo con el EIA. Lo que a simple vista es una masa de verdes en distintas tonalidades es, en realidad, uno de los últimos refugios que le queda a cuatro especies de árboles categorizadas como amenazadas y a otras tres en peligro de extinción.

Y de aquí es de donde parte la categoría de área de máxima protección y conservación ambiental que tiene buena porción de la finca La Brisas.

En este terreno, también hay áreas catalogadas como de protección, aprovechamiento y restauración.

La parte del mapa de El Salvador que corresponde a la orilla de las playas está marcada en su totalidad de color verde oscuro en el atlas de zonificaciones ambientales y usos del suelo para la franja costero marina, lo que significa una zona de máxima protección.

Las medidas de mitigación ambiental que tiene que implicar un proyecto de esta magnitud en un lugar como Las Brisas deberían ir encaminadas a reparaciones por daños causados por erosión y patrones de migración de especies, señala el biólogo e investigador asociado de la Universidad Francisco Gavidia, Enrique Barraza. También asegura que debería haber "un plan de rescate de fauna terrestre" para reubicar las especies en peligro de extinción que podrían verse afectadas por la construcción del proyecto.

OceanBreeze ya tiene aprobadas "múltiples autorizaciones", de acuerdo con Alberto Guillén, gerente jurídico de CORVEN. Aunque todavía no cuenta con el permiso ambiental del MARN, el complejo ya tiene la factibilidad de recolección desechos sólidos de la alcaldía de Teotepeque, la factibilidad de proyecto de construcción aprobada por la Oficina de Planificación de la Región de La Libertad (OPAMUR) y el certificado de no afectación de la Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA).

Este último es la resolución que emite ANDA previo a la perforación de un pozo, captación de manantial o de agua superficial y que indica que estas actividades "no afectan" la operación de ANDA, sus entidades descentralizadas o sistemas comunitarios o municipales. De acuerdo con el mismo EIA, la zona en la que CORVEN planea construir ‘OceanBreeze’ cuenta con dos manantiales.

La transición de Finca las Brisas a "OceanBreeze, Eco Hotel, Villas & Beach Resort" implica, pese a que se tomen medidas, una pérdida medioambiental irreparable, de acuerdo con lo que se calcula en el EIA y con lo que señala Barraza: "Solo ahí, en la zona de Mizata, hay una riqueza de biodiversidad única para este país".

EN Expansión

El terreno para la construcción, es decir, la finca Las Brisas, fue adquirido por CORVEN hace poco más de un año luego de que el MARN avalara que "en esa zona sí se puede construir un proyecto turístico", de acuerdo con el documento "Informe de opinión técnica, inspección de campo y propuesta de zonificación proyecto complejo eco turístico Texicio, cantón Mizata, municipio de Teotepeque", solicitado al MARN por la empresa.

Marco Antonio Zablah sentó su posición respecto a los espacios catalogados como zonas de máxima protección considerando: "No estamos en áreas de protección". Además, agregó que está consciente de que "solo un 35% del terreno es urbanizable". Lo demás, de acuerdo con el presidente de la corporación, "va a quedar como área natural".

LA PRENSA GRÁFICA buscó la postura del MARN respecto a la concesión del visto bueno para la construcción del megaproyecto turístico en la zona. El secretario de Prensa de dicha cartera de Estado, Aarón Fagoaga, solicitó un listado de preguntas a través de una aplicación de mensajería instantánea. "Haremos la gestión", contestó al mensaje. Al cierre del reportaje, no hubo otra respuesta.

"Se buscará, ante todo, proyectar una arquitectura sostenible, ecológica y armónica para los visitantes y lugareños", promete el resumen ejecutivo del EIA de OceanBreeze. Detrás de este mega proyecto turístico hay un negocio entre familias. El arquitecto diseñador y encargado de OceanBreeze es Óscar Alejandro Bukele Giacomán, cuñado del presidente de Grupo CORVEN, Marco Antonio Zablah.

Al consultarle si existe alguna posible ventaja en la obtención del permiso ambiental por el apellido Bukele del arquitecto del proyecto, Zablah lo desestimó tajantemente. Asegura que Bukele Giacomán y el presidente Nayib Bukele "no tienen nada que ver ni en el sexto grado de consanguinidad". "Además, no hay ninguna ley que no le permita ejercer como arquitecto", sentenció.

Este periódico buscó aclarar la relación entre el arquitecto y el presidente de la República directamente con el señor Bukele Giacomán, por lo que se dejó un recado con su secretaria en su despacho; pero no hubo respuesta.

A CORVEN le preceden 28 años de experiencia en el ramo turístico. Durante este tiempo, Marco Antonio Zablah y compañía han tratado con distintas gestiones medioambientales. "Yo no soy político, por eso no me gusta comparar esas cosas", dijo Zablah, pero después admitió: "Creo que el MARN está haciendo un buen trabajo. Son más ágiles ahorita, pero pueden mejorar". Y, luego, agregó: "En gestiones pasadas, hubo empresas que se fueron del país con inversiones millonarias, porque nunca salieron los permisos".

A pesar de que CORVEN define a OceanBreeze como un "complejo turístico que tendrá un concepto eco-turismo y sostenible", el Sistema de Evaluación Ambiental del MARN le otorgó una clasificación de Nivel 3 (N3). Este nivel agrupa, de acuerdo con el documento categorización de actividades, obras o proyectos del MARN, todos aquellos proyectos con "impacto ambiental moderado o alto". Es decir que los impactos ambientales potenciales del proyecto OceanBreeze son, según el mismo documento, "de gran extensión, permanentes, irreversibles o acumulativos".

Aunque diversidad de especies habitan Las Brisas, el documento propone únicamente acciones de compensación enfocadas en viveros de tortugas y en protección "del parche de teosinte con el que cuenta la propiedad". No hay una sección que especifique qué acciones irán encaminadas a la compensación del resto de especies. Esto a pesar de que el mismo EIA recomienda "ejecutar un plan de rescate y traslado" de estas especies.

Páginas antes de esta conclusión, el apartado de estudio jurídico del mismo documento concluye que "el proyecto no se considera de mayor impacto en el área de intervención" y que "no afectará ni el patrimonio natural, ni el patrimonio cultural por lo que no existe impedimento para que se pueda otorgar el Permiso Ambiental correspondiente". Esto, en un terreno que, según el EIA, es el hábitat actual de 289 especies de flora y fauna y que, por décadas, ha estado bajo protección.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • medioambiente
  • Mizata
  • MARN
  • cambio climático
  • degradación ambiental

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines