Loading...

Cuarta ola de contagios pese a negación de las autoridades

Es inevitable entrever la indolencia del régimen ante la pandemia en estas conductas, en esta pobre velocidad de reacción desde el Ejecutivo, en el ya instalado desinterés en escuchar a los especialistas, todos ellos críticos del Ministerio de Salud y por ende censurados y vetados de los canales oficiales. Es la misma indolencia exhibida en diciembre cuando, sin ningún criterio técnico el gobierno de Gana y Nuevas Ideas decidió levantar todas las restricciones de ingreso a El Salvador, justo cuando el resto de la región hacía lo contrario.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La cuarta ola de contagios de covid-19 en El Salvador se manifiesta día a día, con largas colas de ciudadanos con síntomas esperando consulta en las unidades de salud y hospitales, y con no menos practicándose pruebas en lo público y en lo privado. Incluso el ministro de Salud, desde su reticencia a aceptar los poderosos indicios de que una nueva cepa ha entrado al país, admitió que hay una anormalidad estadística en el incremento de contagios a esta altura del mes.

No debería tomar por sorpresa a nadie, mucho menos a las autoridades, luego de que importantes estudios internacionales y nacionales así como las proyecciones de renombrados epidemiólogos e infectólogos salvadoreños habían recreado este escenario para enero: alto contagio, menor letalidad, necesidad de mejor respuesta hospitalaria ante el volumen de la demanda de servicios.

Pero el gobierno hace una referencia secundaria a la situación, como lo ilustra lo peregrino de las discusiones legislativas, lo errático y bizarro de la conversación presidencial y el colmo de que el mismo ministro de Salud pretenda minimizar lo que está ocurriendo y aplicarse a una línea política disfrazada de disciplina científica.

Que un profesional cuyo análisis no debería atender a las veleidades narrativas o a la estrategia de propaganda del régimen sacrifique la independencia de su criterio para hacer ver bien al gobierno es vergonzante, sobre todo después de la indolencia y de la total falta de medidas de contención sanitaria. Pero es un rasgo típico de la administración de Bukele: si la mediocridad te impide estar a la altura de las circunstancias, miente para que parezca que las controlas.

Y así, mientras Costa Rica, Guatemala, Honduras y Panamá ya detectaron la cepa ómicron, en El Salvador se sostiene que es probable tener el dato hasta febrero.

Es inevitable entrever la indolencia del régimen ante la pandemia en estas conductas, en esta pobre velocidad de reacción desde el Ejecutivo, en el ya instalado desinterés en escuchar a los especialistas, todos ellos críticos del Ministerio de Salud y por ende censurados y vetados de los canales oficiales. Es la misma indolencia exhibida en diciembre cuando, sin ningún criterio técnico el gobierno de GANA y Nuevas Ideas decidió levantar todas las restricciones de ingreso a El Salvador, justo cuando el resto de la región hacía lo contrario.

Probablemente una y otra cosa estén relacionadas: reconocer que la nueva cepa ya circula a sus anchas en el territorio apenas un mes después de que Bukele anunció con bombo que las fronteras estaban abiertas de par en par sin PCR ni antígenos ni ninguna otra contención ante los visitantes equivaldría a responsabilizar a la administración de este resultado. Y cuando se ha dicho que El Salvador ha sido ejemplo mundial en el manejo pandémico y toda la opereta megalomaníaca que ya la nación conoce, no se puede admitir ni esa ni ninguna de las otras equivocaciones que tan caras han sido.

Por ende, lo único que resta es que la población se cuide en la medida de lo posible, que se informe antes de someterse a las impresionantes filas para hacerse una prueba, que haga su cita antes de ir a vacunarse y que ponga en perspectiva no sólo a la enfermedad sino a los políticos que la usaron como excusa para el control social, la opacidad en los gastos y entregarse a una corrupción que por ahora goza de inmunidad institucional.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines