Loading...

El dictador y la marcha

Este 15 de septiembre, el dictador que había mandado a acuñar monedas de oro y una parada militar apoteósica, se vio recluido en su cuartel, sin el Pueblo que lo vitoreara, porque este ya había salido por la mañana para decir basta ya, tirano de pacotilla.

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

Ya hartos estamos que el tirano y su pacotilla de aduladores pretendan hasta reescribir el idioma, aduciendo además cada vez que se le ocurre al sátrapa, que él no es dictador porque no ha mandado a reprimir o asesinar "todavía" (y esa palabra fue exactamente la que empleó en su último discurso) a quienes se le oponen, olvidando que para su dolor la RAE (Real Academia Española) define como tal a cualquier persona que se arroga y recibe todos los poderes políticos y que, apoyada por la fuerza, los ejerce sin limitación jurídica. Se dice además, de quien abusa de su autoridad y trata con dureza o injusticia a sus adversarios.

A ver, querido lector, ¿cuál de todos esos conceptos no calza absolutamente en la figura de bukele? ¿Acaso en estos dos años y particularmente a partir del 1 de mayo, no se ha arrogado todos los poderes, destituyendo a su antojo a jueces, magistrados y fiscales, con el uso de la fuerza militar y policial? ¿No ha ejercido sin limitación jurídica y ha abusado de su poder, insultando y menospreciando a cualquiera que lo contravenga, amenazando constantemente con hacer de esa represión una realidad aún más coercitiva si la oposición se atreve a seguir elevando su voz contra la tiranía?

El ente que desgobierna desde la Casa Presidencial no solo es un dictador con todas sus letras, sino que además, como muchos de su calaña, es un cobarde; y como tal, no soporta estar cerca de la gente; rehúye su contacto, desprecia la pobreza y gasta fortunas para imaginarse que es un califa medio oriental con una cantidad ilimitada de dinero. De hecho, antes de ser presidente del país, se burlaba de su propia Tierra diciendo que eso no era para él motivo de orgullo y le respondía al periodista que lo entrevistaba, que orgullo le diera ser un jugador famoso o un influencer, pero que no había nada de espectacular en ser presidente de un insignificante país del tercer mundo... poco le faltó llamarlo como a un agujero de m... tal como lo hizo el entonces presidente de los Estados Unidos.

Un cobarde dictador, que además se jacta de ser inteligente, aun cuando su coeficiente difícilmente superará el 50 percentil; y que confunde la audacia con la arrogancia y la torpeza. Un simple y llano tiranejo, que como hemos repetido hasta el cansancio, se hizo rodear de los peores, porque solo los más perversos no tienen principios y solo ellos son capaces de ofrendar su alma al diablo, si el demonio les ofreciera unos dólares más.

Hace tres días San Salvador vivió, en medio de la agonía de su libertad, una verdadera fiesta cívica, cuando orgánicamente y sin otro aliciente que el clamor por la patria, mancillada por el engendro de Caín, de Calígula y de Nerón, reunió a más de treinta mil salvadoreños de todas las condiciones sociales y diversas ideologías, cuyo hartazgo ha llegado al punto que la consigna era la misma, indicar la ruta para que el odioso tirano se fuera por el tragante.

A los reyes y presidentes el Pueblo y su inconsciente colectivo les asigna algún calificativo, frecuentemente relacionado con las características del gobernante; y así a uno le llamaron "el rey sol", a otro "el hechizado", al de más allá, "el terrible"; y en nuestra historia reciente a uno "pelón" y a otros "chaquetón" o "casaca" o "nuégado"; pero a nadie ni por cerca le habían llamado como a este, cuyo apodo no repetiré acá, pero que a mi juicio lo describe a la perfección porque ha arruinado todo lo que tocó; Don bukele será recordado como el más mezquino gobernante de la historia contemporánea salvadoreña; y gracias a Dios El Salvador ha empezado a despertar.

Este 15 de septiembre, el dictador que había mandado a acuñar monedas de oro y una parada militar apoteósica, se vio recluido en su cuartel, sin el Pueblo que lo vitoreara, porque este ya había salido por la mañana para decir basta ya, tirano de pacotilla.

Señores, Dios está oyendo nuestro clamor.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • dictador
  • marcha
  • Pueblo
  • cobarde

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines