Loading...

Eritrea

Hipnotizados por una avalancha de "renders" y mentiras, el agua nos está llegando al cuello y, tales focas, seguimos aplaudiendo. Sin aspiración, sin pensar en el futuro de nuestros hijos, se acerca el día en que vamos a lamentar nuestra indiferencia.

Enlace copiado
José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La palabra Eritrea me llamó la atención, muy similar a eritrocito o glóbulo rojo. Pues resulta que Eritrea es una dictadura africana bautizada así por su extensa costa con el mar Rojo. Investigando datos sobre este país poco conocido, me recordó al nuestro.

En Eritrea solo hay un partido político que controla todo y manipula las elecciones para perpetuarse en el poder. ¿Los derechos humanos? Inexistentes. ¿Los medios de comunicación? Al servicio del Gobierno. ¿La libertad de expresión? Se acabuche.

En 1993 empezaron con 30 días de Estado de excepción, y al mes otros 30, y otros 30; les gustó tanto el uso de la fuerza, y los gastos sin reserva, que 29 años más tarde, la población sigue sin derechos fundamentales.

El ejército, en la cama con el dictador; multiplicándose ya que el servicio militar es obligatorio desde los 17 hasta los 55 años. ¿Los diputados? Agacha cabezas y aprieta botones. ¿La migración? Chorrera de gente arriesgando su pellejo en busca de grama más verde en otras fronteras. ¿La educación? Miserable; es más, el ministro tiene órdenes precisas de mantener a la población ignorante. Mal generalizado, pues el nivel educativo de los ministros y diputados es similar al de la población.

¿La economía? Para atrás como el cangrejo. Dependen de la agricultura, pero solo cultivan el 4 % de su tierra. Su deuda externa es 80 % del PIB (El Salvador es casi 100 %); el desempleo, altísimo igual que la pobreza. Esto no lo cura un mega estadio de fútbol, donado por los chinos pero vendido como regalo del dictador a su pueblo.

Un verdadero desastre, y lo peor es que el gobierno ha tirado la toalla. Qué importa el pueblo. Lo importante es que los funcionarios del único partido vivan como reyes.

Indigna ver cómo países africanos como Eritrea tengan gobernantes que no aceptan apoyo internacional para progresar económica y socialmente. Preocupa que lo mismo está pasando frente a nuestras narices, y en vez de reaccionar, aplaudimos.

Hipnotizados por una avalancha de "renders" y mentiras, el agua nos está llegando al cuello y, tales focas, seguimos aplaudiendo. Sin aspiración, sin pensar en el futuro de nuestros hijos, se acerca el día en que vamos a lamentar nuestra indiferencia, y peligroso nos convertimos en la Eritrea de América.

El punto de no retorno será si, en 2024, cuaja la macabra reelección. Me pongo rojo de la cólera, puro eritrocito, con solo pensarlo.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Eritrea
  • indiferencia
  • derechos
  • eritrocito
  • partido

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines