Loading...

Lo más visto

Más de Opinión

Hay que cuidar constantemente no sólo la imagen del país sino también su credibilidad en todas las dimensiones del presente

En verdad se debe dar un giro permanente en el protagonismo democrático, lo cual implica reordenar la mesa en todos los sentidos, para impedir que los vicios y las desviaciones vuelvan a repetirse. Es una tarea de carácter irreversible.

Enlace copiado
David Escobar Galindo - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

David Escobar Galindo - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

A la luz del dinamismo globalizador, que es ahora mismo el factor más novedoso y determinante de lo que se da en todas las latitudes, estamos ante un fenómeno que a la vez nos integra y nos separa. Es por eso sin duda que el mundo de estos días parece al mismo tiempo unido y distanciado, en una constante contradicción que nos abarca a todos. Este tipo de acontecer, sin precedentes en lo que tenemos conocido, está evidentemente abriendo nuevas rutas de progreso y a la vez cerrando capítulos donde se refugiaron múltiples vicios atentatorios contra la sanidad de los sistemas de vida, fueran cuales fueren. No es de extrañar, pues, que temas como la emigración a zonas más desarrolladas estén en creciente auge y que las luchas contra la corrupción en su infinidad de facetas se hallen tan vigorosamente activas en los días que corren.

Al respecto, el punto clave de la credibilidad es hoy más significativo que nunca, y cuidar en todo sentido dicha credibilidad constituye una especie de misión de extraordinaria trascendencia. En prácticamente todos los órdenes se va pasando de la revolución tecnológica a la evolución tecnológica, y ese es un tránsito que nos indica dónde se va a instalar lo que sí se podría llamar la "nueva normalidad". De pronto sentimos y sabemos que casi todo lo que conocíamos como normal en los procedimientos de vida está yendo a parar aceleradamente al baúl de los recuerdos, sin que haya ninguna posibilidad de retroceso. Pero entendamos a la vez que esto no significa, en ningún sentido, que habrá un progreso mecánico, porque seguirá necesitándose que el compromiso con voluntad haga lo suyo.

Ese compromiso aludido consiste, fundamentalmente, en mantener al país en condición de credibilidad tanto en lo interno como en lo externo. En lo interno, eso sólo puede garantizarse si las libertades democráticas se mantienen sanas y actuantes; y en lo externo, si nuestra proyección como país está libre de riesgos que superen los límites de lo normal. En ambos niveles tenemos problemas muy delicados que bajo ninguna circunstancia se pueden dejar estar. Y la única vía efectiva para ello surge de los entendimientos políticos y sociales que ahora mismo no se ven asomar por ninguna parte. Si las energías nacionales se siguen usando para confrontar, quién sabe en qué vamos a acabar.

No olvidemos, independientemente del momento en que nos encontremos, que sólo si nosotros mismos creemos en nuestra capacidad de evolucionar y de progresar como debe ser estaremos dando las debidas pautas para que seamos confiables tanto adentro como afuera. Y en las condiciones que imperan se hace aún más determinante que las bases de la confiabilidad sean sólidas hasta el fondo. Si tal confianza se da, el riesgo país tiende a ser más manejable; y si la austeridad toma el puesto que le corresponde, se abrirán oportunidades ciertas de ganar apoyos y de alcanzar metas de cara al futuro.

Lo más importante es abrirse al presente con intención de futuro, porque sólo así estarán disponibles las metas alcanzables. Eso significa reconocer el pasado, pero sin permitir que se imponga nuevamente sobre lo que está y mucho menos sobre lo que viene. Hay que despejar la atmósfera nacional y personal de todos los aferramientos compulsivos, para que el aire histórico pueda desenvolverse con la debida libertad creativa que está siempre en el centro de todo progreso que merezca el nombre de tal.

Si la voluntad ciudadana ha hecho posible que su voz se haga oír para impulsar el cambio en el que estamos inmersos, lo que debe venir ahora es la preeminencia de esa misma voz para recomponer el ambiente de aquí en adelante. Y es que en verdad se debe dar un giro permanente en el protagonismo democrático, lo cual implica reordenar la mesa en todos los sentidos, para impedir que los vicios y las desviaciones vuelvan a repetirse. Es una tarea de carácter irreversible.

Esos son los requisitos para que la imagen del país se mantenga incólume y para que la credibilidad del mismo funcione en todas las circunstancias. Y, como lo explicitamos a cada instante, sólo a partir de eso es factible asegurar el buen desempeño en todo sentido. Imagen sana y credibilidad sin excepciones: he ahí la fórmula del desenvolvimiento constructivo y productivo.

Tanto la imagen como la credibilidad se hallan bajo cuestión, aun en los niveles más elevados de la percepción internacional, y eso no debemos pasarlo de largo, como si fueran simples opiniones. Es la funcionalidad del país lo que está en juego, con todas las consecuencias que se podrían dar a partir de ahí.

Y para enfrentar tales desafíos la unidad nacional es inexcusable. Comencemos en este punto los entendimientos unificadores, para empezar a darle forma a la madurez que necesitamos con tanta urgencia. ¡Manos a la obra, pues!

Estamos seguros de que emprender esta función responsablemente unificadora nos irá proporcionando herramientas para el desarrollo integral.

El Salvador está en la mira de todos, pero lo principal es que esté en nuestra propia mira.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • credibilidad
  • dinamismo globalizador
  • compromiso
  • nueva normalidad
  • voluntad ciudadana

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines