Loading...

Si no lo veo, no es ilegal

Enlace copiado
Leonel Ibarra - Coordinador de revista El Economista Centroamérica

Leonel Ibarra - Coordinador de revista El Economista Centroamérica

Enlace copiado

Creo firmemente que uno de los personajes más icónicos de la cultura popular del siglo XX es Homero J. Simpson.

Cuando comencé a ver este programa de televisión, creado por Matt Groening, tenía la edad de Bart Simpson y ahora con quien más me identifico es con Homero.

Aunque las temporadas más recientes ya no tienen el mismo espíritu irreverente y libre que los caracterizó al principio, Los Simpson continúan al aire como un reflejo de la sociedad estadounidense contemporánea.

A lo largo de más de 30 años, los guionistas de ese programa han puesto en su boca (o más exactamente en la del actor original Dan Castellaneta) algunas de las frases más interesantes, profundas, ingeniosas y confusas que he oído.

Talvez estas no se pueden comparar con el pensamiento de su homónimo griego, pero este ciudadano de Springfield también ha aportado algunas perlas memorables que invitan a la reflexión.

Así, solamente por mencionar algunas están: "La vida es un fracaso tras otro hasta que empiezas a desear que Flanders se muera", "Solo porque no me importe no significa que no entienda", "¡Ah, por eso Dios es el mejor personaje de ficción!", "En un evento deportivo no importa quién gane o pierda, sino qué tan ebrio te pongas", "Los ancianos no necesitan compañía. Necesitan ser aislados y estudiados para poder descubrir qué nutrientes tienen que puedan ser extraídos para nuestro uso personal", "Intentarlo es el primer paso hacia el fracaso" y una de mis favoritas es "¡Por el alcohol, la causa y solución de todos los problemas de la vida!"

Pero en esta ocasión quiero utilizar la sabiduría de la corriente de pensamiento simpsoniano para señalar una recurrente práctica en la actual administración pública del país: el ocultamiento de la información pública oficiosa.

Esta práctica, iniciada en gobiernos anteriores y elevada a nuevos niveles en la actualidad, me hace pensar que han hecho propia la expresión de Homero: "¡Ay no, si no lo veo, no es ilegal!"

Por enumerar algunos ejemplos concretos de estos esfuerzos de invisibilización de la realidad, desde finales de abril, el Ministerio de Agricultura no publica en su sitio web los informes diarios de precios de productos agropecuarios (¡Ay no, si no lo veo, no hay precios altos!), la Superintendencia del Sistema Financiero no publica desde marzo el resumen estadístico previsional (¡Ay no, si no lo veo, no hay baja rentabilidad de pensiones!) y el Banco Central de Reserva ha puesto en la categoría de clasificada toda la información sobre remesas con la billetera digital Chivo (¡Ay no, si no lo veo, no hay bajos envíos!).

Otros casos son que el Ministerio de Hacienda no publica el perfil de la deuda pública desde enero (¡Ay no, si no lo veo, no estoy endeudado!) sin mencionar la falta de información de los casos de covid-19 (¡Ay no, si no lo veo, no hay enfermos!) y muchos otros más.

Sin duda que algunos de los funcionarios encargados de brindar la oportuna información sobre temas de interés nacional son verdaderos alumnos aventajados en el pensamiento "si no lo veo, no existe".

No obstante, como bien nos ha enseñado el jefe de la familia Simpson "para mentir se necesitan dos: uno que mienta y otro que crea" y siempre habrá periodistas responsables que no están dispuestos a creer.

Y así nos tome un poco más de tiempo o se necesite buscar otros canales menos ortodoxos para romper los cercos y alcanzar la información, no descansaremos en la búsqueda de llevar a la población la verdad incómoda que busca ser sepultada.

Porque, de momento, las personas que ocupan los puestos del poder político tendrán todos los recursos financieros a su favor para acallar de una manera u otra aquello que no comulga con su visión, pero hay algo que jamás podrán comprar: un dinosaurio.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • ilegal
  • Simpson
  • administración pública
  • ocultamiento
  • información

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines